Historias de playa.. y un relato.

La primera vez que escuche hablar con pasión incontenida sobre fotografía fue a Juan Manuel Diaz Burgos. Era a mediados de los ochenta y eso ocurría con ocasión de un concurso que ambos fallábamos en la vecina Ceuta, cuando la fotografía de esta país solo se movía en esos derroteros. Aquel encuentro se rodeo de una experiencia no prevista: un fuerte temporal de Levante cerro el puerto y no pudimos volver a la península hasta tres días después. Eso fue determinante en nuestra amistad y no solo la nuestra sino la de nuestras chicas, Maria y Mercedes. Nuestra común amistad con el otro Juan Manuel (Castro) nos ha permitido que por una u otra razón nos hayamos sentido muy cercanos y hemos compartido juntos proyectos increíbles.

Cuando Eduardo Rodriguez me comentó su interés por exponer “Historias de Playa” en Cádiz sabia que le iba a encantar y me ofrecí a comentárselo. El viernes en la inauguración solo había que oírle y ver que su cara era el espejo de una enorme satisfacción. Su emoción incontenida nos embargó a todos los que le admiramos.

Juanma es un autor prolífico, buena cuenta de ello son casi una treintena de libros editados, pero su trabajo roteño realizado entre 1987 y 1993 es especialmente conmovedor porque cuenta, como no lo ha hecho nadie antes, como nos relacionamos con el mar, desde la experiencia vivida con la que logra poner cara a la felicidad. Y a todo esto sin saber nadar y sin gustarle la playa. Con dos c…!

Su obra no son solo sus fotografías, fue el impulsor y primer director de CEHIFORM un proyecto para recuperar la memoria historia de la Región de Murcia a través de la fotografía, pero sobre todo Juanma es entrañable, cariñoso, buen orador y mejor amigo.

¡Tenéis que verla!.

Hasta el 23 de abril en el Claustro de Exposiciones del Palacio Provincial en Cádiz.