Miguel Romero y su Historia de la mirada, una experiencia imprescindible

“…nadie puede aprender nada si no le motiva. Es necesario despertar la curiosidad, que es el mecanismo cerebral capaz de detectar lo diferente en la monotonía diaria. Se presta atención a aquello que sobresale.”

Esta frase con la que encabezamos este artículo es de Francisco Mora, doctor en Neurociencia y autor del libro Neuroeducación, que nos viene al pelo para ilustrar lo que Miguel Romero ha desarrollado en su taller “Una historia de la mirada” que hemos disfrutado este pasado fin de semana en los talleres de UFCA.

Los alumnos “encantadísimos” y nosotros los organizadores mucho más, sabiendo que él lo vivió con una enorme intensidad y emoción. Si sientes curiosidad por esto de la fotografía y tienes la oportunidad de asistir a uno de sus talleres, te podemos asegurar que se trata de una experiencia  enriquecedora y motivadora que deja huella, porque contribuye de forma clara a generar la cultura que necesitamos para vivirla.

Comenzar un taller de fotografía poniendo fecha de partida la impronta de un fósil en una gota de ámbar, como ejemplo de instantáneas primigenias, ya te pone en guardia de lo que está por venir. Comienzan a surgir los grandes maestros, los referentes conocidos, pero con historias increíbles que ahora dan mayor grandeza a su obra, y también muchos otros que no conocíamos pero que ahora ya son imprescindibles.

 

Fotografías: © Alberto Galán